Todos los horarios
HISTORY CELEBRA

Grafi-ticos

Lo que para algunos podría ser visto como vandalismo, para los artistas desconocidos es un gran lienzo que exalta su arte. En su mayoría jóvenes, estas personas buscan expresar un mensaje con sus obras.

Los años ’90 fueron cuna del surgimiento de este tipo de expresiones en las calles de San José. En lo oscuro de la noche, aquellos jóvenes comenzaron ocultándose para plasmar sus obras; pero en el lapso de los últimos diez años, ha comenzado a ser reconocido y valorado como un genuino movimiento cultural, tomando un impulso impensado.Estos jóvenes intentan escapar del mundo de las galerías, por considerarlo elitista y por sentir que su verdadero lugar no está allí. Creen que la calle es de todos, pudiendo llegar a un mayor número de espectadores si sus grafitis están en ella, sin obligación de ostentar un concepto artístico.

Pero no todo es tan simple, ya que toda innovación suele ganar detractores: muchos descalifican al grafiti por “no ser arte”. Discusión filosófica interminable, a la que varios movimientos de vanguardia han sido sometidos en diversas épocas, pese a que nunca se halló una fórmula concluyente que avalara la calidad artística (o no) de una obra. Nadie tiene la autoridad para discriminarlos, por lo tanto ellos se autoproclaman “muralistas urbanos”.

Un grafiti nada tiene que ver con una pintada política mostrando indignación, ni es algo descuidado pintado al paso en pocos minutos. Es algo diferente. Es una obra laboriosa, plagada de colores y formas visualmente impactantes, frente a la que un espectador casual raramente podrá permanecer indiferente.

La actividad actualmente se sostiene con el aporte de empresas privadas, que actúan como sponsors. Quienes los consiguen son los grafiteros de más experiencia, que además son quienes organizan encuentros donde inician a los más nuevos (lamados “toys”). Luego salen con ellos a pintar en grupo, y además de elegir el muro indicado de acuerdo a su potencialidad, los instruyen para mejorar sus trazos y precisión.

¿Es legal pintar grafitis? El Código Penal de Costa Rica expresa que pintar grafitis no es un delito, es apenas una contravención. Pintar en propiedad pública o privada sin autorización, puede ser castigado por un juez mediante la aplicación de una multa.Pero la costumbre siempre vence a la regla; de a poco se han ido eximiendo responsabilidades, logrando una aceptación gradual y distanciando la actividad del concepto de vandalismo.

Los grafitis más representativos se pueden contemplar en San Pedro Montes de Oca, en los alrededores del antiguo Consejo Nacional de Producción, en el barrio La California y también en parques y barrios de Tres Ríos.

El gobierno local reglamentó la actividad bajo el nombre de “San José Creativo”. Esto ha creado condiciones favorables para los artistas, cumpliéndose ya una década desde su implementación.