Todos los horarios
MUROS DE GUERRA

Las formas más sorprendentes de cruzar el muro de Berlín durante la Guerra Fría

Las formas en que los habitantes de Berlín se las ingeniaban para pasar de un lado a otro del muro que dividía a la ciudad, y al mundo, en Oriente y Occidente, son un testimonio puro y revelador de su época. Esta es una lista de algunos de los métodos más sorprendentes que se han empleado para acceder al “otro lado”:

 

  • En una cuerda floja: en 1963 el acróbata Horst Klein, de Alemania Oriental, convirtió un cable de alta tensión en desuso, que se extendía sobre el muro, en un puente. Caminó haciendo equilibrio sobre el cable 18 metros sobre la cabeza de los guardias y cayó en Berlín Occidental.

 

  • En una tirolesa: el 31 de marzo 1983, Michael Becker y Holger Behtke subieron al ático de un edificio de cinco pisos, en el lado oriental, y dispararon una flecha atada a una cuerda de pescar conectada a un cable de acero, sobre un edificio en Berlín Occidental. Un cómplice agarró la flecha y enrolló la cuerda a una chimenea; así, usando poleas de madera, cruzaron el muro.

 

  • Un convertible sin parabrisas: el tornero austriaco Heiz Meixner se detuvo en el Punto de Control Charlie el 5 de mayo de 1963, en un convertible rojo Austin Healey Sprite al que le faltaba el parabrisas, llevando a su madre se oculta en el baúl. Cuando el guardia le ordenó que se dirigiera a la aduana, Meixner piso el acelerador y se agachó: el coche se deslizó justo debajo de la barrera que dividía el este del oeste.

 

  • En un tren a toda velocidad: en diciembre de 1961 un conductor de tren, llamado Harry Deterlin, llevó “el último tren de la libertad” a través de la frontera. En lugar de frenar al acercarse a las fortificaciones, lo aceleró al límite y atravesó el muro. El tren se deslizó hasta detenerse en Berlín Occidental.

 

  • En un globo de aire caliente: en 1979 un mecánico, Hans Strelczyk, y un albañil, Gunter Wetzel, construyeron un motor de globo de aire caliente. Sus esposas armaron el globo improvisado con retazos de tela y sábanas viejas, y el 16 de septiembre las dos parejas, junto con sus cuatros hijos, volaron a 2.400 metros sobre el muro de Berlín.

 

  • En un túnel: en mayo de 1962, un hombre de 81 años lideró a un grupo de ancianos que escapó por un túnel de unos 48 metros de largo y 2 metros de altura, que conducía de Alemania Oriental hasta el otro lado del muro. Ellos mismos cavaron el túnel durante 16 días.

 

 


FUENTE: Mental floss

Imagen: Shutterstock