Todos los horarios
TERROR

Los muñecos coreanos que te guían en la muerte

No todos las muñecos del mundo son un juego de niños: algunos tienen la tremenda responsabilidad de guiar a los difuntos en su tránsito entre un mundo y otro. Es el caso de los inquitantes muñecos coreanos Kkoktu.

Los Kkoktu son muñecos pequeños, tallados en madera y pintados con colores intensos, que participan de las ceremonias funerarias coreanas desde tiempos antiguos; se colocan junto al cuerpo del fallecido en su ataúd, para que lo guíen y acompañen en el camino que abandona al mundo terrenal rumbo al plano inmaterial de la existencia.

Los muñecos representan a tres personajes, que por sus características singulares son especialmente aptos para recorrer el lúgubre camino que sigue a la muerte física: el Guardián, la Cuidadora y el Animador; en ese orden se colocan las figuras, como en procesión, dentro del féretro junto al finado.

Protección, cuidados y diversión son, para la tradición coreana, las cosas que se necesitan para emprender el camino.

El Guardián ahuyenta a los espíritus malignos, la Cuidadora se encarga de curar y acompañar como lo haría una madre, y el Animador, mezcla de acróbata y juglar, levanta el ánimo del equipo.

 

 

 

 

El empleo ceremonial de las Kkotku fue habitual durante los siglos de la Dinastía Joseón (1392-1910) y luego cayó en desuso. Hoy, son sólo un material de museo; de hecho, en 2007 fueron exhibidos unos 79 modelos auténticos por la Sociedad Coreana en Nueva York.  

 

 


Fuente: SuperCurioso / Wikipedia

Imagen principal: Shutterstock